Blog

¿A QUÉ FRECUENCIA DE MUESTREO GRABAR?

Antelope, Orion 32 HD, Frecuencia de muestreo
Escrito por Sergio

Me he hecho esta pregunta unas cuantas veces, la verdad, y hasta hace poco no estaba del todo convencido. Sí, habéis leído bien. Hasta hace poco.

Hasta hace unos meses, trabajaba con una 003 Rack de Digidesign (la mía era anterior a la compra de éstos por Avid…), y estaba muy contento con ella. Grababa a 48 kHz porque si lo hacía a 88.2 o a 96 perdía 4 canales por ADAT, así que con 48 me daba por satisfecho. Descarté 44.1 por aquello de que es la misma que el CD, y tampoco le di muchas vueltas ni comparé la diferencia entre 44.1 y 48. En aquella época mi ordenador tampoco iba sobrado de disco duro, así que era otra ventaja respecto a grabar en 96 kHz. Estaba claro, 48 era la frecuencia de muestreo ideal para mí, mejor que la del CD y no muy pesada para mi sistema. Cuestión resuelta. Por el momento, claro.

Hace unos meses, como algunos de vosotros ya sabréis, me compré la Orion 32 HD de Antelope. ¡¡¡Podía grabar 32 señales analógicas hasta a 192 kHz!!! ¿Y ahora qué hago? Los proyectos que tenía ya empezados pensé en seguir con mis 48 kHz de siempre (era una postproducción para cine), pero ¿y los nuevos? Empecé a leer opiniones, ver vídeos, etc. La mayoría de opiniones que encontré estaban entre los 48 de siempre y los 96, así que me puse a hacer pruebas para decidirme. Y si, amigos lectores, ya puedo decir que lo tengo claro. 96 kHz es la frecuencia de muestreo ganadora.

¿Los archivos ocupan bastante mas? Si. ¿Consume más procesador? Si. ¿Me crea eso problemas? En absoluto. ¿Dónde está la ventaja? Siempre se ha dicho que el filtro “anti-aliasing” hacía que se perdiera algo de agudos grabando a 44.1 o incluso a 48. Si grabamos a 88.2 o a 96 eliminamos el problema. ¿De verdad se nota? No demasiado, la verdad, así que si fuera por esto solo, casi que no valdría la pena. Es una opinión, ¿eh? Tampoco me flageléis todavía.

Entonces, ¿dónde está la verdadera ventaja de grabar a 96 kHz? Para mí fue fácil de encontrar. En el Time-stretching. Si, amigos, ahí está la clave. Cuando grababa a 48 kHz, si movía demasiado algunos elementos, se notaba. Sobre todo en las colas de acordes de guitarra o notas de bajo. Se creaba una oscilación molesta y antinatural. Hace poco tuve que hacer unos cuantos ajustes en el proyecto que tengo ahora (grabado a 96 kHz) y haciendo verdaderas burradas, ni un sonido raro. Nada. Perfecto. Y cuando hay que corregir afinaciones también se consiguen mejores resultados, aunque esto no lo suelo hacer mucho, la verdad.

Vale, puede que consideréis que lo que debería haber hecho es que el músico repitiera la toma. Es posible, pero a veces no se puede hacer. Bien porque no hay tiempo material, o porque el resultado habría sido el mismo o peor. He tenido que ajustar algunas cosas que pensaba que no quedarían del todo bien, pero no se nota absolutamente nada. Si lo pensáis, es sencillo, al doblar la frecuencia de muestreo, doblamos la cantidad de muestras que tenemos y por tanto seremos capaces de estirar el audio más sin que se noten cosas raras.

Además, lo de los recursos del ordenador tampoco es tan decisivo ahora. Los procesadores son bastante potentes y los discos duros son cada vez más baratos. Así que no creo que eso ahora cuente como desventaja.

No sé si habré resuelto alguna duda sobre este tema, aunque espero que a alguien le sirva esta información. La mejor forma de saber qué frecuencia de muestreo utilizar, es probar varias. Puede que si no utilizáis mucho time-stretching, no necesitéis más de 48 kHz, o incluso de 44.1. Para mí, la buena son 96. ¿Y qué pasa con 192? Según he leído, la diferencia no se nota en absoluto, aunque no lo he probado. Tal vez dentro de un tiempo leáis otro post por aquí en el que diga que me paso a 192, quién sabe…

¡Mantente informado!

Suscríbete para recibir todas las novedades y posts en tu eMail.

You have Successfully Subscribed!

Dejar un comentario