Blog

CONSEJOS PARA PREPARAR UNA GRABACIÓN

Grabación, música, sonido, técnico, concierto, audio, recording
Escrito por Sergio

Hola amigos. Cada vez que me entra algún proyecto al estudio intento orientar a mis clientes para que preparen la grabación lo mejor posible. Grabar un disco suele suponer un esfuerzo económico importante para una banda, por lo que una buena preparación es la mejor manera de ahorrarse algo de pasta. Ahí van algunos consejos.

  • Ensayad. Mucho.

Parece lógico, ¿no? La mayoría de estudios cobran por horas o por día de trabajo. Por lo tanto, cuanto menos tardéis en grabar, más barato os va a salir. Donde más dinero se ahorra en una grabación es en el local de ensayo.

  • Estudiad la composición de los temas.

Como explico en otra de las entradas de mi blog (La composición musical en la mezcla), una buena composición es esencial para que el tema suene bien. Ni la mejor de las mezclas podrá arreglarla si es mala. Una buena forma comprobarlo es grabando demos en el local de ensayo, pero si no lo tenéis claro, pedid ayuda. Contratad un productor, o puede que el mismo técnico del estudio se pueda ocupar de esa labor. Si hace poco tiempo que componéis, recordad que la mayoría de las veces “menos es más”.

  • Preparad vuestro material con detenimiento.

En una grabación se nota todo. Cosas que puede que en directo puede que no notemos, nos destrozarán los oídos cuando grabamos. Por eso, los instrumentos, cables, amplis y demás deberán estar en perfecto estado. Cambiad cuerdas y parches, y llevad los instrumentos a un profesional para que los revise y deje a punto para la grabación. Si vuestro material no está en buen estado, alquilad otro. Ese gasto extra compensará con creces cuando escuchéis el resultado. En el caso concreto de los amplis, si no tenéis buen material, podéis grabar por línea y reamplificar luego, así puede que sólo tengáis que alquilar el equipo un día.

  • Investigad sobre el estudio de grabación. 

Visitad el estudio, escuchad referencias e investigad un poco por internet. Comparad con otros y analizad los pros y los contras de cada uno. Ya que vais a hacer una inversión, aseguraos de que elegís una buena opción para grabar. Contratad un estudio que sea legal, que pague sus impuestos y que no utilice software pirata. La mayoría de las veces el soft pirata no es muy estable, y no mola que se cuelgue a mitad de vuestra mejor toma. Si veis cartones de huevos en las paredes, huid sin mirar atrás…

  • Tomaoslo con calma.

Las prisas no suelen ser buenas para nada, pero en este caso es todavía más importante tomárselo con calma. Los tiempos en un estudio los debe marcar el músico. Tocar relajado y sin presión es esencial para hacer un buen trabajo. Si la cosa se tuerce y el tema no sale, parad y descansad. Mañana será otro día.

  • No olvidéis que sois amigos.

A veces las grabaciones hacen aflorar tensiones entre los miembros del grupo. He visto varios grupos romperse a mitad de grabación y no es nada agradable. Sois amigos y tocáis porque os divierte y emociona. No lo olvidéis. Una buena relación es esencial para que todo fluya dentro del grupo. El respeto por lo que hacen los otros miembros es básico. Ayudaos unos a otros e intentad poneros en el lugar de los demás. Si a alguien no le salen las cosas, apoyadlo porque os aseguro que lo necesita. Si al primer error se critica el trabajo de alguien, probablemente se vaya al traste la grabación, y seguidamente el grupo.

  • Aprended a identificar la toma buena.

Muchas veces nos obsesionamos con que la toma buena es la que tiene una ejecución impoluta: la más limpia y con el tempo mejor cuadrado. Recordad que no sólo es eso, también hay que analizar la intención y la sensación que nos produce esa toma. A veces os ocurrirá que esa toma que tiene un ruidito es la que más rollo os da, o la que mejor sabor de boca os deja. No os obsesionéis tanto con esos ruiditos o con los pequeños descuadres de tempo, recordad que hacéis música, arte. Eso no quiere decir que la grabación tenga que ser una guarrada y un desastre de tempo, ¿eh? Todo en su justa medida.

  • Disfrutad.

La grabación de un disco es una experiencia que no olvidaréis. Aprovechadla al máximo y disfrutad. Rodeaos de buenos profesionales y aprended de ellos todo lo que podáis. Toda esa experiencia y conocimientos serán la base para vuestro siguiente trabajo. El que os quede un buen recuerdo es muy importante para que la banda siga creciendo y evolucionando.

Seguir estos consejos no os va a asegurar que la grabación sea un exitazo, pero sí que no será un desastre. Un saludo a todos.

¡Mantente informado!

Suscríbete para recibir todas las novedades y posts en tu eMail.

You have Successfully Subscribed!

Dejar un comentario