Blog

¡A MÍ ESTO NO ME HA PASADO NUNCA!

Técnicos de sonido, live audio, Recording, grabaciones
Escrito por Sergio

Qué maravilla de frase, ¿verdad? ¿Quién no la ha escuchado alguna vez? Y… ¿quién se la cree cuando la escucha? “¡A mí esto no me ha pasado nunca!” Así, con exclamaciones y todo. Contundente. A uno se le llena la boca al decirla, ¿verdad?

Me imagino algunas caras desconcertadas leyendo este primer párrafo, pensando… ¿a qué viene esto? ¿De qué va este post? Realmente no lo tengo muy claro, aunque puede que vaya un poco sobre la mentira, la desconfianza y la falta de humildad. Esta frase es muy habitual después de una cagada, o cuando se advierte de que esa cagada puede ocurrir. La habremos escuchado en muchos ámbitos de nuestra vida pero, como no podría ser de otra forma, la aplicaré a este nuestro sector del espectáculo.

Como digo antes, existen dos situaciones en las que se pronuncia esta gran frase. La primera sería después de una gran cagada. Muchas veces, el que la dice miente (o es el/la más afortunad@ del mundo…). Puede venir precedida de pensamientos tipo “no se cómo esto le funciona” o “como pete esto la que se va a liar…”. Pensamientos de gente ajena a ese material o situación en concreto, que cuando ocurre piensa: “ya lo sabía yo…” Recomendación a esa gente: Si veis algo que no está bien, decidlo. Con tacto, pero decidlo. Puede que no sirva para nada, pero al menos os quedaréis con la conciencia tranquila.

La otra situación sería antes de esa gran cagada. Cuando el pensante ajeno le comenta al susodicho: “oye, esto así no suele funcionar bien, por lo menos a mí”, o “no quiero meterme donde no me llaman, pero esto no está demasiado bien…”. Aquí tenemos a dos tipos de pensantes ajenos: el que lo dice sin tacto alguno y el que intenta sonar lo más suave posible, para no ofender (yo me encuentro en este grupo…). Recomendación: si alguien os dice eso de una forma suave, por lo menos tenedlo en cuenta. Después del comentario del pensante ajeno viene la gran frase: ¡A mí eso no me ha pasado nunca! A veces en un tono de desconcierto y otras en plan cabreado. Y después llega la gran cagada. Y luego el “te lo dije” de rigor, el “te aseguro que eso no me había pasado”, y así una conversación sin sentido cuyo único objetivo suele ser quitarse el marrón de encima.

Al fin y al cabo, en las dos situaciones pasa lo mismo. Una cagada, alguien que no se da por aludido a que no hace bien su trabajo y puede que otros que han intentado ayudar, o no. Ahora vendría la recomendación para la gente que dice la frase: no está mal decir que no sabes hacer algo, ni aceptar consejos de otras personas. Puede que incluso eso os ayude a resolver un problema y aprendáis cosas nuevas. Nadie lo sabe todo. ¿Os imagináis la vida de alguien que lo sepa todo? Tiene que ser un completo aburrimiento. Una de las cosas que más me gustan de mi trabajo es que siempre te encuentras situaciones nuevas, situaciones que te ayudan a aprender y a evolucionar. A veces tenemos la suerte de encontrarnos con grandes profesionales, con mucha experiencia, que seguro enriquecerán nuestros conocimientos. Seamos humildes y tengamos la mente abierta.

Un saludo a todos.

¡Mantente informado!

Suscríbete para recibir todas las novedades y posts en tu eMail.

You have Successfully Subscribed!

Dejar un comentario