Blog

SEGURIDAD EN EL ESCENARIO

Seguridad, live, directo, recording, técnico de sonido
Escrito por Sergio

Probablemente estéis pensando ahora mismo: ¡Ya va éste a darnos la brasa! Pues sí, tenéis toda la razón. Introduzcamos el tema: Resulta que tenéis bolo este fin de semana. Estáis preparándolo todo en el local de ensayo, cambiando cuerdas, revisando parches, amplis, etc. ¡No os olvidéis de los cables! Hay pocas cosas que nos jodan más a los técnicos que el cable de instrumento que llevéis este dando por saco durante el bolo. Bien, ya lo tenéis todo claro y sí, los cables también (qué pesados nos ponemos los técnicos a veces, ¿eh?). Incluso puede que estrenéis algo de material, un ampli flamante en el que vuestro guitarrista se ha gastado toda la pasta que tenía.

Llega el día del bolo. Vais a la sala, montáis y hacéis la prueba. Parece que va todo bien. No suena mal, aunque las condiciones del local no son las más  adecuadas (probablemente esto os pase bastante…). Recogéis un poco y os vais a cenar. Cuando volvéis al local veis a todos vuestros colegas, han ido a veros para dar algo de ambiente. La noche tiene buena pinta. Antes de tocar os acercáis a la barra. Como no os pueden pagar mucho, os dan copas o cervezas gratis. Pero vosotros sois responsables, no os vais a pillar el pedo del siglo antes de tocar, si eso ya luego, para celebrar el bolo con vuestros colegas. Pero hacedlo después de desmontar, ¿eh?, que si no luego se hace todo cuesta arriba.

Empieza el bolo y al segundo tema tenéis sed. Normal, hace un calor horrible con los focos esos dando caña. Pedís lo que sea para hidrataros. Esos colegas que tenéis en primera fila os pasan un par de cubatas y alguna cerveza. Bebéis un par de tragos y dejáis vuestra copa en el suelo del escenario. A los dos minutos escucháis un petardazo y se va la luz. ¡Vaya! ¿Qué ha pasado? Miráis al suelo y empezáis a apagar equipos cuando veis el problema. Una de las cervezas se ha caído encima de la regleta donde habéis enchufado los amplis. ¡Ostia! ¡El ampli nuevo! Limpiáis todo y volvéis a empezar. La gente se ha quedado un poco fría, y habrá algún cabreado seguro, pero por suerte el ampli esta bien. La gente empieza a animarse otra vez, y vuestros amigos están que se salen. En un arrebato de exaltación de la amistad, se suben al escenario a cantar con vosotros. Os lo estáis pasando genial y la gente parece que también. Al momento ocurre el desastre. Otro corte de luz. El dueño del local está que hecha humo y os para la actuación. Dice que no os va a pagar porque es culpa vuestra. ¿Qué ha pasado? ¡No hemos hecho nada! Puede que vosotros no, pero uno de vuestros colegas ha tirado el cubata en el suelo y la ha vuelto a liar. Volvéis a limpiar. Esta vez sin prisas, ya que no vais a seguir tocando. Cuando vais a probar el equipo os dais cuenta de lo peor. El ampli no enciende. Puede que sólo sea alguna válvula, pero si es el transformador…, va  a ser una pasta. Para colmo, cuando os vais el dueño del local os dice que no quiere volver a veros por allí. Vaya nochecita…

Supongo que habéis visto los errores, puede que os haya pasado algo parecido alguna vez. Pero por si acaso, os los voy a contar. Nunca subáis bebida al escenario. Necesitáis beber, claro. Pero agua o refrescos, y siempre con el tapón. Dejad el alcohol para después de desmontar. Tened cuidado con dónde dejáis las botellas. Aunque estén cerradas, posiblemente dejen agua en el suelo por la condensación. Nunca las pongáis cerca de pedales, regletas, o encima de amplis. Ahora viene lo de vuestros colegas. Han ido a veros y no lo hacen con mala intención, pero nunca, bajo ningún concepto, deberán subir al escenario con vosotros. No, si no llevan bebida tampoco. Pueden pisar algún cable y liarla parda. Cuando terminéis de tocar, podéis enseñarles todo sin problemas.

Podéis encontraros con muchísimos problemas en un bolo. Por eso deberéis ser responsables con vuestros actos. Ya hemos dicho lo del alcohol, pero puede que sea lo más importante, al igual que las drogas. No voy a ponerme ahora con que la droga es mala, y todo eso, cada uno que haga lo que quiera, pero en su tiempo libre. Un concierto, no lo es. Dejad todo eso para luego.

A parte de ruidos del sistema de sonido, acoples y demás (esas cosas que dependen de la sala y no podéis controlar), pueden haber más problemas. Llevad todos los cables ordenados y en buen estado, prestando especial atención a los cables eléctricos. Un problema eléctrico os puede joder el equipo en un segundo. Ese ampli que tanta pasta te ha costado, compañero guitarrista, estará muerto antes de que toques una nota. El escenario deberá estar seco. La humedad y los aparatos eléctricos no se llevan bien. En especial los equipos de válvulas. No lleváis botas de seguridad, así que tened cuidado porque una descarga eléctrica puede ser muy peligrosa. No hace falta decir que todo esto al aire libre se acentúa. Cuando toquéis en esas condiciones llevad plásticos por si llueve. La empresa que monte el equipo tendrá, pero con todos los equipos que van a tener que tapar, no creo que les queden muchos para vosotros. Si se da el caso de que llueve, apagad todo rápido y tapadlo todo. Sí, la batería también. No tiene corriente, pero los parches tampoco son muy amigos del agua.

Otro tema son las tomas de corriente. Aseguraos de que están perfectamente antes de tocar. No vendría mal llevar un téster para comprobarlo, si pensáis que el local está un poco hecho polvo. Si no están bien, simplemente negaos a tocar. Os ahorraréis muchos disgustos. Haced saber al público (por las redes sociales, por ejemplo) el porqué de la cancelación. Dejad claro que no sois los responsables. Si el dueño del local se cabrea y no os vuelve a llamar, mejor para vosotros. Recordad que no están en juego sólo los equipos. También está vuestra salud y la de los asistentes al concierto.

Un bolo sin problemas, donde la gente disfrute, será un bolo que repetiréis. Nada es más importante que vuestra reputación. Aunque seáis los dioses de la música, si sois unos impresentables nadie querrá que toquéis en su local, o festival. La profesionalidad es algo que no siempre se agradece, pero a la larga veréis la recompensa. Divertirse tocando es esencial, para eso tocáis. Pero si pensáis únicamente en divertiros, puede que no lleguéis muy lejos. Exigid siempre unas condiciones dignas y seguras para tocar. Si demostráis profesionalidad no tendréis problemas en que os las proporcionen.

P.D: Tocad, disfrutad y haced que disfruten los demás. Si os ofrecen bebidas gratis como pago, pillad una buena después de desmontar con vuestros colegas (si se os caen algunos cubatas, haréis más gasto sin pillarla tan gorda). Puede que así la próxima vez prefieran pagaros la actuación completa y se dejen de gilipolleces.

¡Mantente informado!

Suscríbete para recibir todas las novedades y posts en tu eMail.

You have Successfully Subscribed!

Dejar un comentario